6 potentes beneficios psicológicos asociados a la práctica de actividad física

actividad-física

¿Cuáles son tus percepciones acerca de la importancia de la actividad física? ¿Eres consciente de sus enormes beneficios psicológicos? ¿Qué es lo que te impide brindar tu 100%? En este post, me gustaría ofrecerte seis poderosos beneficios asociados a la práctica asidua de ejercicio, para que desde hoy mismo te decidas a crecer a través de esta espléndida vía que te ofrece un sin fin de posibilidades. ¿Estás listo? ¡Vamos allá!

La actividad física supone uno de los pilares fundamentales para un correcto equilibrio y bienestar general en las personas. Si pudiéramos catalogar tres áreas vitales de desarrollo y crecimiento personal tendríamos: la realidad mente-emoción (vinculado a nuestros hábitos mentales y emocionales, y como lidiamos diariamente con ellos); la realidad espiritual (nuestra conexión con la realidad trascendente, y nuestra manera particular de entender el mundo e interrelacionarnos con él), y por último, nuestra realidad física que está estrechamente asociada a la relación que tenemos con nuestro cuerpo y su salud.

BENEFICIOS DE LA ACTIVIDAD FÍSICA

Hoy quisiera centrarme en la actividad física y en sus enormes beneficios que tiene para nuestra salud, no solo desde una perspectiva propiamente física sino también sobre todo psicológica. Por eso, resulta indispensable practicarlo con regularidad y hacerlo parte integral de nuestra existencia.

Algunos de los beneficios psicológicos reportados en diversos estudios científicos son los siguientes:

 

1) Aumento sustancial de la autoestima y autoimagen

La práctica regular de actividad física trae consigo mejoras mensurables en nuestro cuerpo y salud física-mental, por lo que esto afecta directamente a la visión que tenemos de nosotros mismos, sobre todo en aspectos referentes a la valía, a nuestras posibilidades, y a los límites prefijados en nuestra mente de lo que somos o no capaces. Estas ganancias impactan directamente en nuestra autoimagen interna, introduciendo cambios que abren nuevos caminos de realización.

 

2) La práctica deportiva libera cantidades ingentes de endorfinas

Las endorfinas son conocidas como una de las cuatro hormonas de la felicidad (junto con serotonina, oxitocina y dopamina). Cuando realizas una actividad física intensa y regular (tres veces a la semana durante unos 60 minutos al 60-70% de tu capacidad pulmonar), esta dinámica favorece a la segregación de esta hormona, produciéndose un aumento importante de bienestar interno, que en muchos casos mitiga dolores emocionales. Por otro lado, estas hormonas producen una sensación de felicidad y euforia durante la realización de la sesión. De ahí la famosa frase: “el deporte engancha”. ¡Así es!

 

actividad-física II

 

3) La actividad física alivia las sensaciones de ansiedad y estrés

Cuando hacemos deporte liberamos un neurotransmisor llamado serotonina, el cual, contribuye de manera directa en reducir los niveles de ansiedad y estrés, influyendo en el sistema nervioso central (SNC), y contribuyendo a una mejora notable de nuestro estado de ánimo. Diversos estudios corroboran que personas con depresión que practican deporte con asiduidad ven reducido la sintomatología asociada a esta, que en parte posee niveles extremadamente bajos de este neurotransmisor.

 

4) Mejora progresiva de la memoria

Numerosas investigaciones avalan que la práctica deportiva está en directa correlación con la creación de nuevas células nerviosas en el área del hipocampo, relacionada de manera directa con nuestra memoria y aprendizaje. Nuestra mente también verá incrementada su agilidad y flexibilidad fruto de las distintas sinapsis que se dan en nuestro cerebro mientras realizamos actividad física.

 

5) La actividad física mejora nuestra capacidad productiva y de rendimiento

Diversos estudios entre los que se encuentran el realizado por la multinacional americana Gympass, así como la investigación de Schwarz y Hasson en 2011, aseveran que la productividad puede incrementarse hasta en un 300% con la práctica de actividad física intensa y regular. Esto es debido a que la actividad física produce cambios fisiológicos en el cerebro que potencian la concentración y el enfoque en nuestro lugar de trabajo.

 

6) Ampliación de tu círculo social y de amistades

La práctica de actividad física, sobre todo al aire libre y de manera funcional puede potenciar enormemente la ampliación de tu círculo social y de amistades, debido a que gran parte de estos ejercicios se practican en grupo o en acompañamiento de otras personas. El deporte puede ser una vía perfecta para conocer nuevas personas que ayuden a expandir tu mente y a enriquecerte con nuevas perspectivas que influyan en tu desarrollo personal.

 

Espero que este post haya sido de tu utilidad, y que pronto empieces a tomarte enserio la importancia de introducir el hábito de la práctica deportiva y física en tu día a día de manera regular. ¡Verás los enormes beneficios que te trae!

 

ESCRITO POR:

Andrés Cuevas

Consultor y Formador en Meta Altius
Liderazgo – Productividad – Desarrollo Personal

 

BIBLIOGRAFÍA:

GARRE, J. & GRACIA, M. y MARCÓ, M. (1999).”Valoración de los beneficios psicológicos del ejercicio físico en personas mayores”. Apunts. Educación física y deportes, [en línia], Vol. 3, Núm. 57, p. 46-54.

CANTÓN CHIRIVELLA, E. (1). “Deporte, Salud, Bienestar y Calidad de Vida”. Cuadernos De Psicología Del Deporte1. Recuperado a partir de https://revistas.um.es/cpd/article/view/100521

GUILLAMÓN, N. (2008). Clínica de la Ansiedad. Psicólogos en Barcelona y Madrid. Especialistas en el tratamiento de la ansiedad. Recuperado a partir de https://bit.ly/3kDEdg8

MCINTOSH, J. (2018). What is serotonin and what does it do? Medical News Today. Recuperado a partir de  https://www.medicalnewstoday.com/articles/232248

 

 

 

ACTIVIDAD FÍSICA Y SALUD

salud

Son innumerables los estudios, artículos y noticias que existen a cerca de las consecuencias que está teniendo la revolución tecnológica sobre nuestros hábitos de vida y nuestra salud.

Y la realidad es que es mucho más fácil quedarse sentado delante del móvil, la televisión o cualquier otro aparato y disfrutar las múltiples ventajas en ocio que nos ofrece. Pero lo cierto es que seguimos siendo organismos que necesitan el aporte de algo más que nos entretenga visualmente hablando.

¿MOVERSE EN BUENO PARA NUESTRA SALUD?

El movimiento es algo crucial en nuestras vidas, muchos podrían decir que lo llevamos impreso en nuestro ADN por nuestros antepasados cazadores-recolectores y la historia de la humanidad donde se refleja el ansia de conocer más y de descubrir nuevos mundos. Todo eso solo se puede lograr a través del movimiento y, sin embargo, la globalización y la instantaneidad están logrando que dejemos de lado el esfuerzo físico que siempre nos ha acompañado.

BENEFICIOS DE LA ACTIVIDAD FÍSICA

Existen gran cantidad y variedad de beneficios que aporta la actividad física para nuestra salud, desde que se es un niño hasta que se alcanza la vejez. Entre algunos de los ejemplos más destacables, podemos decir que hacer deporte de manera moderada ayuda a tener un menor riesgo de enfermedad cardíaca, hipertensión arterial, diabetes o de sufrir algunos tipos de cáncer. En la parte hormonal y psicológica, ayuda a la integración de las personas, produce felicidad, genera satisfacción personal, fuerza de voluntad y espíritu de superación.

Pero la forma en que el ejercicio físico afecta a cada persona de manera individual es el resultado de un conjunto de factores y de gran cantidad de interacciones entre estos. Y este conjunto lo podemos clasificar en factores fisiológicos y de desarrollo, factores ambientales y factores psicosociales y demográficos.

Los factores fisiológicos y de desarrollo se asocian a la maduración, la condición física o las limitaciones de nuestro cuerpo. Los ambientales hacen referencia al acceso a equipamientos para practicar la actividad deportiva o las condiciones meteorológicas del país donde vivimos y finalmente los psicosociales y demográficos se centran en características únicas de cada persona como el sexo, la edad, el género o la genética.

Todos estos factores interaccionando entre si determinan nuestra mayor o menor predisposición y posibilidad de hacer deporte.

Sin embargo, no todo se basa en factores o cosas que escapan a nuestro control, la capacidad de decidir qué es bueno para nosotros y qué podría ayudarnos a vivir una vida más plena y saludable tan solo depende de nosotros. Y por eso mismo no debemos olvidar que el deporte genera bienestar y ValenFit se compromete a ayudarte a tener una vida más sana y un cuerpo fit.

 

ESCRITO POR:
Estela Yago Rodrigo

 

Bibliografía

Márquez Rosa, S., & Garatachea Vallejo, N. (2012). Tipos de investigación en el ámbito de la actividad física y la salud. Madrid: Editorial Díaz de Santos.

Márquez Rosa, S., & Garatachea Vallejo, N. (2009). Actividad física y salud. Madrid: Editorial Díaz de Santos S.A.

Medina Jiménez, E. (2003). Actividad física y salud integral. Barcelona: Paidotribo.

Pérez Samaniego, V.; Devis Devis, J. (2003). La promoción de la actividad física relacionada con la salud. La perspectiva de proceso y resultado. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, 69-74.