LESIÓN LUMBAR Y ENTRENAMIENTO DE FUERZA

lesión lumbar

Existen diferencias entre tener dolor lumbar y sufrir una lesión lumbar. El dolor lumbar es un problema que afecta entorno al 70% o el 80% de la población en algún momento de su vida. Pero si este dolor no se trata, y dependiendo de su origen, puede llegar a transformarse en una lesión lumbar, también conocida como lumbalgia.

El dolor lumbar se localiza en la zona lumbar de nuestra espalda, que es el segmento final de la columna vertebral. La causa principal de este tipo de dolor es la alteración de las diferentes estructuras que forman la columna vertebral, incluyendo músculos, vértebras o ligamentos. Estas alteraciones vienen dadas por diferentes motivos como un esfuerzo excesivo, una mala postura o debilitamiento muscular.

¿Debo descansar si tengo un dolor o lesión lumbar?

En general, cuando este tipo de dolor aparece, está contraindicado el descanso prolongado, ya que la musculatura de la espalda se debilita aún más y puede atrofiarse. Por lo que no se recomienda descansar más que 2 o 3 días y únicamente si es completamente necesario.

En los deportistas, el dolor lumbar suele ser consecuencia del esfuerzo y movimiento excesivo al que están sometidas sus columnas lumbares y los músculos, tendones y ligamentos asociados. La lumbalgia o la lesión lumbar es una de las lesiones más frecuentes en los deportistas, especialmente en los de élite de manera que en ocasiones debido a estos sobreesfuerzos muchos se ven obligados a abandonar su carrera deportiva.

Por su parte, debido a que existen diversas lesiones específicas de la columna lumbar, debemos dirigirnos a nuestro médico para que nos haga las pruebas necesarias para determinar cuál es la causa de este dolor.

¿El deporte mejora mi dolor lumbar?

Sin embargo, el deporte como elemento de prevención de dolores lumbares es un método bastante efectivo, así simplemente con realizar ejercicios de calentamiento y enfocados a incrementar la flexibilidad de la espalda baja, ya podemos reducir el riesgo de sufrir una lesión de tipo lumbar.

Por otra parte, se ha demostrado que existe relación entre dolor lumbar y bajos niveles de fuerza en la musculatura lumbar, que es el soporte del tronco. De esta forma, además de realizar calentamientos se recomienda llevar a cabo al menos una sesión semanal de entrenamiento isométrico (ejercicios que implican tensión en una zona del cuerpo concreta) de la zona lumbar para prevenir posibles lesiones.

Por último…

Cabe decir que a lo largo de este artículo hemos dejado claro que el dolor lumbar es un síntoma que nos puede indicar que existe un problema en nuestra región lumbar. Así, debemos de consultar con un especialista para evitar que se agrave o se convierta en una lesión que pueda afectarnos de manera prolongada en nuestra vida. De la misma manera, hacer ejercicios que nos ayuden a fortalecer la zona lumbar pueden marcar la diferencia entre tener una espalda sana y fuerte y una espalda dolorida.

No te pierdas nuestros lives en nuestro canal VALENFITER de Youtube. Si tienes cualquier duda, consúltanos.

ESCRITO POR:
Estela Yago Rodrigo

BIBLIOGRAFÍA

Casado Morales, MªIsabel ; Moix Queraltó, Jenny; Vidal Fernández, Julia. (2008). Aetiology, chronification, and treatment of low back pain. Clínica y Salud, 379-392.

Hernández, Gabriel A.; Zamora Salas, Juan D. (2017). Ejercicio físico como tratamiento en el manejo de lumbalgia. Scielo Revista de Salud Pública, 123-128.

López Miñarro, P. Á. (2009). Ejercicios para el fortalecimiento de la musculatura lumbar. Obtenido de Universidad de Murcia: https://digitum.um.es/digitum/bitstream/10201/5250/1/acondicionamiento%20muscular%20lumbar.pdf

Pantoja, S. (2012). Lesiones de la columna lumbar en el deportista. Revista Médica Clínica Las Condes, 275-282.

Pérez Guisado, J. (2006). Lumbalgia y ejercicio físico. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, 230-247.

Tejeda Barreras, M. (2009). Lesiones de columna vertebral en deportistas. Medigraphic Artemisa en línea, 79-87.

Vera García, F.J; Barbado, D.; Moreno Pérez, V.; Hernández Sánchez, S.; Juan Recio, C.; Elvira, J.L.L. (2015). Core Stability. Concepto y aportaciones al entrenamiento y prevención de lesiones. Revista Andaluza de Medicina del Deporte, 79-85.

¿ABDOMINALES ALTOS Y BAJOS?

abdominales

¿ABDOMINALES ALTOS Y BAJOS?

Esto Valenfiters, es uno de los más tristes y falsos mitos que se van diciendo por ahí en los gimnasios, con las típicas afirmaciones como “¡A mí me funciona!”, “¡Mira cómo se me marcan!” O “es que nunca se te marcarán los abdominales bajos si no los trabajas”… entre muchas otras.

La oportunidad de entrenar de manera separada la parte alta y baja de los abdominales, es una práctica como tal, IMPOSIBLE de realizar.

RECTO ABDOMINAL

El RECTO ABDOMINAL es un ÚNICO MÚSCULO que tiene origen al nivel de la sínfisis púbica hasta la inserción a nivel del proceso xifoides y de las quinta, sexta y séptima costilla.

La única separación, de carácter simplemente anatómico, es posible hacerla entre las dos mitades derecha e izquierda, junto al punto de fusión de las vainas fibrosas que rodean el músculo.

Al tener solo un área de origen, y solo un área de inserción, no es posible hacer que la parte superior y la parte inferior de este músculo trabajen por separado.

Sería equivalente a afirmar que al sujetar una banda elástica por sus 2 extremos, una en cada mano, se puede estirar solo la mitad de una banda elástica.
¿PERO POR QUÉ QUEREMOS ENTRENAR UNO O EL OTRO?

Las razones que conducen al deseo de tal división del trabajo son el resultado de una concepción errónea de la actividad física. Es decir, la convicción de poder iniciar una pérdida de peso localizada en la región inferior del abdomen.

¡¡¡Abrir bien las orejas y escuchar bien!!!!

¡EL ADELGAZAMIENTO LOCALIZADO NO EXISTE!

Repito,

EL ADELGAZAMIENTO LOCALIZADO..

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡NO E X I S T E !!!!!!!!!!!!!
Esto desafortunadamente no encuentra una explicación razonable. En primer lugar, el mecanismo de pérdida de peso localizada no existe en fisiología. Y no existe ningún estudio que pueda probar, incluso parcialmente, la capacidad de utilizar la grasa localizada en un distrito determinado.

Si pudiera producirse una pérdida de peso localizada debido a que la pared abdominal está estresada, con toda probabilidad esta región se “definiría” perpetuamente (para usar un término muy apreciado por aquellos que frecuentan entornos deportivos). Precisamente porque, incluso en un sedentario, la musculatura abdominal está entre aquellos más activos en el curso de la vida, tanto en la promoción como en el apoyo a los diferentes movimientos.

Espero que este artículo os ayude a abrir un poquito los ojos.

Os dejamos un video en donde nuestro trainer Pablo Imizcoz nos deja una sesión de entrenamiento en casa de abdominales. Para aquellos que no tienen tiempo de salir a entrenar fuera, seguro les encantará. Y si queréis probar un día una sesión de Valenfit, os estaremos esperando!!!

¡¡¡A TOPE VALENFITERS!!!