EL EJERCICIO: REMEDIO NATURAL CONTRA EL DOLOR MENSTRUAL

dolor menstrual

La menstruación es un suceso natural en la vida de las mujeres, comienza a los 8 años con la menarquia y el desarrollo de los caracteres sexuales hasta los 14 años, y solo se detiene cuando se entra en la fase de menopausia a partir de los 45 años. Y mientras esto pasa, muchas mujeres cada mes sufren de un dolor menstrual que muchas veces suele ser bastante molesto.

Es entre los 8 y los 14 años cuando comienza el periodo de la adolescencia y durante el cual suele aparecer el primer sangrado. Componentes familiares de nuestras madres o abuelas sobre la edad a la que tuvieron su primera regla, el peso que teníamos o la actividad deportiva que hacíamos entre los 8 y los 14 años influyeron de manera significativa en la edad a la que tuvimos nuestra primera regla.

El cuerpo de las mujeres funciona como un reloj biológico

Y además en muchos aspectos, de manera que el inicio de la menarquia, y con ello el inicio de la adolescencia, vienen desencadenados cuando el eje hipotálamo, hipófisis y ovarios entra en funcionamiento y comienza a producir hormonas sexuales. Este eje funciona hasta los dos años aproximadamente por las hormonas que recibimos de nuestras madres y a partir de esa edad, entra en estado de latencia hasta alrededor de los 8 años en las mujeres.

Así, cuando existen elementos que alteran el funcionamiento de este eje, aparecen retrasos en el desarrollo. Un ejemplo de ello se da en las deportistas de élite, ya que habitualmente tienen la regla mucho más tarde de los 14 años porque grandes cantidades de ejercicio inhiben la generación de las hormonas sexuales. Estar sometida a estrés de manera constante o tener problemas de bulimia también favorece que la menstruación se produzca mucho más tarde de lo habitual.

En cualquier caso y sin importar la edad a la que se tuvo la primera regla, sí que es cierto que algunas mujeres sufren las llamada dismenorreas, menstruaciones difíciles o dolorosas donde aparecen calambres abdominales por la contracción de los músculos uterinos como consecuente de la menstruación. Esto, acompañado por las variaciones hormonales, tienen efectos sobre nuestra salud tanto física como mental.

¿Y que podemos hacer para mejorar esto?

Tanto si no queremos tomarnos antiinflamatorios ni esteroideos, como si queremos reducir su uso durante el periodo o simplemente no tomamos nada porque no nos ayuda contra el dolor, es fundamental hacer ejercicio de manera regular y con intensidad moderada, ya que nos permitirá mantener un buen tono muscular ayudando a su vez a que los calambres de los músculos uterinos sean menos intensos. Además, también se ha demostrado que la reducción de la intensidad del dolor menstrual mediante el ejercicio es similar a la que producen los antiinflamatorios no esteroideos.

¿Y el dolor menstrual se puede disminuir?

Por otra parte, hacer ejercicios de estiramiento también disminuye el dolor menstrual en casos de dismenorrea primaria, ya que la dismenorrea secundaria puede deberse a otras causas diferentes de un dolor menstrual normal. Incluso hacer ejercicio de manera habitual y continua influye en la disminución del síndrome premenstrual, que se caracteriza por una amplia variedad de signos y síntomas como la fatiga, la sensibilidad de los pechos, la irritabilidad o los antojos de comida.

También se ha demostrado que hacer ejercicio mejora el estado de ánimo y ayuda a liberar endorfinas, que son las hormonas que nos hacen sentir bien y nos permite tener un estado de ánimo más positivo.

Así, el deporte como remedio natural para disminuir la intensidad del dolor menstrual y unido a los beneficios que tiene sobre nuestro estado de ánimo, nos puede proporcionar un bienestar físico y mental mucho más duradero que cualquier otra alternativa.

ESCRITO POR:
Estela Yago Rodrigo

BIBLIOGRAFÍA

Aganoff, Julie A.; Boyle, Gregory J. (1994). Aerobic exercise, mood states and menstrual cycle symptoms. Journal of Psychosomatic Research, 183-192.

Amanda Mularz, Steven Dalati, Ryan Pedigo. (2017). Obstetricia y Ginecología: Secretos (Cuarta ed.). Barcelona: Elsevier.

Hightower, M. (2008). Effects of Exercise Participation on Menstrual Pain and Symptoms. Women & Health, 15-27.

Motahari-Tabari, Narges; Ahmad Shirvani, Marjan; Alipour, Abbas;. (2017). Comparison of the Effect of Stretching Exercises and Mefenamic Acid on the Reduction of Pain and Menstruation Characteristics in Primary Dysmenorrhea: A Randomized Clinical Trial. Oman Medical Journal, 47-53.

O’Brien, M. (1989). Efectos del ejercicio en el ciclo menstrual. Archivos de Medicina del Deporte, 265-268.