BUSCA TU VERDADERA MOTIVACIÓN Y NO DEJES QUE NADA FRENE TU ENTRENAMIENTO

motivación

Sabemos que debemos hacer ejercicio y que para ellos destinamos un momento de nuestro día para ir a nuestro entrenamiento. El problema viene cuando ese día no contamos con la motivación suficiente, estamos cansados, nos sentimos débiles y sin energía y para ser honestos, preferimos quedarnos cómodos en casa con el famoso “ya mañana iré”… Nos pasa a todos y es una condición normal del ser humano.

Para poder combatir contra esto,  debemos encontrar la mejor manera de que nuestro cerebro y nuestro cuerpo estén sincronizados para que el “hacer ejercicio” sea una decisión natural y no forzada.

Para esto debemos desarrollar la famosa motivación,  que finalmente nace dentro de nosotros mismos.

TIPOS DE MOTIVACIÓN

La motivación se divide en dos tipos:

MOTIVACÓN EXTRÍNSECA

Esta nace cuando atribuimos las ganas de hacer algo a un factor externo, como por ejemplo el hacer deporte para poder luego, el fin de semana, comer cosas deliciosas y quizas no tan saludables; o ir a entrenar para que de esa manera nos quede mejor la ropa o no nos digan que ya va otro día que no vamos.

Está muy bien para animarnos un poco y cumplir un propósito, además de dar el primer paso para iniciar, pero hay que considerar que aquí no estamos haciendo ejercicio porque lo queramos hacer, sino porque lo tenemos que hacer.

Cuando la motivación viene más por esta linea, hay más probabilidades de que renunciemos a ese objetivo, ya que no estamos completamente  convencidos de lo que hacemos.

MOTIVACIÓN INTRÍNSECA

¡Esta es la que realmente debemos encontrar!  Aquella que vienen de adentro y que nos convence al 100% de que deseamos hacerlo y no hay excusas que valgan para ser constantes. Y además, en un largo plazo, creando así un hábito con mucho más entusiasmo por el deporte.

¿CÓMO ENCONTRAR ESA MOTIVACIÓN REAL PARA HACER EJERCICIO?

Como ya lo acabamos de ver, hay muchas personas que llevan esa motivación en la sangre y les sale completamente naural, pero hay otro tipo de personas que necesitan un empujonsito, ya que tienden más a sacar excusas como un “no tengo tiempo hoy” o “no tengo ganas”.. y aunque parezca, no son excusas 100% válidas (siempre hay excepciones, claro está).

La cosa es la siguiente, si hoy no tenemos tiempo para cuidar de nosotros mismos y de nuestra salud, mañana tendremos que tenerlo, pero para aliviar los dolores o dificultades que serán el resultado de una vida sedentaria.

Por eso es muy importante que nos guste la actividad que estamos haciendo y que encontremos la mejor manera de hacer deporte y al mismo tiempo, de pasarla bien. Así lo disfrutaremos y estaremos más motivados cada día para no faltar.

TIPS DE MOTIVACIÓN
  • No lo pienses tanto, solo levántate de donde estés sentado, alístate y sal.
  • Ten autonomía. Tú controlas tus emociones y decisiones.
  • Visualiza cómo estarás en el futuro si sigues haciendo ejercicio. Esto es al final un acto de empatía hacia nosotros mismos y nos ayuda a sentir nuestro avance y como cada vez somos mejores.
  • Piensa en lo bien que te sentirás al terminar la clase. El ejercicio libera una gran cantidad de hormonas, entre ellas la endorfina, que no solo te hacen sentir genial, sino que actúan como un analgésico natural reduciendo el dolor, la ansiedad, la inestabilidad emocional y el estrés. Te dejo este artículo en donde puedes ampliar este punto mucho más.
  • Piensa en lo bien que te la vas a pasar con todo el equipo con el que entrenas, tus amigos y compañeros que por supuesto, en Valenfit tenemos a los mejores del mundo!! A TOPE VALENFITERS!!
  • Imagina lo que pierdes si no lo haces.

Así que… A TOPE VALENFITER!!!!!! A por un extra de motivación para darlo todo en las clases de Valenfit. Y a los que aún no se nos han unido, para probar una clase de Valenfit acompañada de unos trainers super mega motivados.

¡¡¡DUCHA DE ENDORFINAS!!! NEUROCIENCIA Y EJERCICIO FÍSICO

ejercicio físico

Bienvenidos y bienvenidas a una de las grandes maravillas del mundo que todavía tiene muchas incógnitas por explorar y descubrir: nuestro cerebro. Contiene aproximadamente 85.000 millones de neuronas, cada una de las cuales conecta con otras 1.000-10.000, lo que supone más de un trillón de conexiones sinápticas; además, el cerebro pesa alrededor de 1,4 kg, mientras su tamaño es del 1,5-2% de nuestro cuerpo; sin embargo consume entre un 20-25% del O2 y de glucosa. Pero, ¿qué tiene que ver esto con el ejercicio físico?

Como cita el pensador Jorge Wagensberg, “el cerebro surge como un eficaz instrumento de sobrevivencia. La primera función del cerebro fue ayudar a la movilidad de los individuos”. De ahí, la afirmación de Gómez-Pinilla, “nuestros genes están ansiosos de ejercicio”. Todo ello respalda la conclusión unánime de toda la comunidad neurocientífica: “el ejercicio físico es esencial para la salud cerebral”, ya que influye directamente en la estructura funcional del cerebro, en su entorno químico, molecular y celular.

Concretamente, el ejercicio físico favorece el crecimiento del BDNF, una molécula que favorece la neurogénesis o creación de nuevas neuronas, se potencia la sinaptogénesis o plasticidad cerebral a través de la creación de nuevas conexiones y el fortalecimiento de las ya existentes con la capa de mielina, así como la vascularización cerebral con la llegada de sangre oxigenada al cerebro.

MÁS BENEFICIOS DEL EJERCICIO FÍSICO

También hay que destacar que con el ejercicio físico se contribuye a la reserva cognitiva, es decir, paliar el impacto del envejecimiento cerebral y posponer la aparición de posibles enfermedades neurodegenerativas.

Así mismo, Daniel Goleman recoge en el libro titulado “Focus” la importancia del ejercicio físico sobre la atención: “Una encuesta realizada al azar en la que participaron miles de personas puso claramente de relieve que la atención al aquí y ahora aumentaba al máximo cuando los interesados estaban haciendo el amor […]. La segunda actividad que más activaba la atención era el ejercicio físico, seguido de hablar con alguien y, luego, jugar” .

Tampoco podemos olvidar los neurotransmisores que se intercambian entre neuronas como la dopamina, oxitocina o serotonina, entre otros, y ese opiáceo que tanto nos gusta en forma de endorfinas.

LAS INAS…

La dopamina es el neurotransmisor del placer y la recompensa, de ahí la importancia de divertirse con el ejercicio físico y conseguir el éxito personal; la oxitocina representa la necesidad de relacionarse y confianza, por lo que el ejercicio físico en equipo es fundamental; la serotonina se relaciona con el humor y estado de ánimo, por lo que hay que reírse y disfrutar continuamente durante las clases; por su parte, las endorfinas son los opiáceos del bienestar. Además, el ejercicio físico se corresponde con el estrés bueno o eustrés que ayuda a combatir el estrés crónico o distrés.

Por su parte, el psicólogo Javier Urra sintetiza a la perfección el significado de la motivación: “A corto plazo conseguir y a largo plazo llegar”.
El propio Goleman recoge que “los circuitos cerebrales de recompensa, ricos en dopamina, movilizan los sentimientos positivos para esforzarnos en el logro de nuestros objetivos y deseos. Esto se combina con los opiáceos endógenos cerebrales entre los que destacan las endorfinas. Si la dopamina aumenta la motivación y alienta la perseverancia, los opiáceos le agregan una sensación placentera”.

Por ello se debe combinar y conectar el placer intrínseco e inmediato del ejercicio físico junto con el valor y el objetivo de la meta (hacer una media maratón, perder peso, estar en forma…), lo que supone una conexión entre las áreas emocionales y corticales.

¿Y QUÉ PASA CON LA FELICIDAD?

En este sentido, el psicólogo de la felicidad y del flujo, Mihalyi Csikszentmihalyi considera que “contrariamente a lo que creemos normalmente, los momentos como estos, los mejores momentos de nuestra vida, no son momentos pasivos, receptivos o relajados (aunque tales experiencias también pueden ser placenteras si hemos trabajado duramente para conseguirlas). Los mejores momentos suelen suceder cuando el cuerpo o la mente de una persona han llegado hasta su límite en un esfuerzo voluntario para conseguir algo difícil y que valiera la pena. Una experiencia óptima es algo que hacemos que suceda”.

 

ESCRITO POR:

Juan Ángel Collado

Doctor en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte y Licenciado en Psicología.

Coordinador del libro “Neurociencia, deporte y educación”

Alumno de Valenfit