EJERCICIO AERÓBICO Y ANAERÓBICO: INFLUENCIA EN EL RENDIMIENTO

ejercicio aeróbico

Antes de empezar a hablar de cuál es la diferencia que tiene el ejercicio aeróbico y anaeróbico en nuestro rendimiento, es importante que nos paremos un momento a definir estos conceptos.

Los ejercicios aeróbicos consisten en realizar actividades de baja intensidad durante largo rato, ya que el objetivo es desarrollar la resistencia y entrenar al sistema cardiovascular y respiratorio mediante el aporte suficiente de oxígeno a nuestros músculos. Este tipo de ejercicios suelen durar entre 12 y 20 minutos, trabajan los grandes grupos musculares como las piernas y los glúteos y tienen una intensidad media.

¿Y qué tipos de ejercicios son estos?

Suena muy técnico si lo ponemos así, pero en realidad es muy fácil, los ejercicios aeróbicos más comunes son correr o montar en bicicleta.

La práctica de estos ejercicios tiene beneficios tanto para el sistema cardiovascular como para el respiratorio, ya que estos también contienen músculos y utilizarlos ayuda al desarrollo y mejora de sus capacidades. De esta forma, el ejercicio aeróbico permite aumentar el volumen cardiaco, la vascularización del corazón y la absorción de oxígeno por los tejidos. Todo esto influye y ayuda a la prevención de enfermedades cardiovasculares.

Por su parte, los ejercicios anaeróbicos son el opuesto a los aeróbicos. El objetivo principal de los anaeróbicos es desarrollar la fuerza, el tamaño muscular y la velocidad. Por eso consiste en realizar actividades de alta intensidad y corta duración. La idea es hacer el máximo esfuerzo durante cortos periodos de tiempo (entre 10 segundos y 3 minutos) y repetir el proceso con descansos entre cada serie de ejercicios. En este tipo de ejercicios se bombea mucha más sangre y por tanto se incrementa la presión sanguínea y la fatiga es mucho más significativa.

En este caso, algunos de los ejercicios más típicos que cumplen el objetivo principal son el levantamiento de pesas o series de abdominales.

BENEFICIOS

El beneficio principal de estos ejercicios es el desarrollo de la masa muscular y ganar potencia en los entrenamientos, ya que técnicamente no se utiliza oxígeno si no las reservas de energía de los músculos.

Por otra parte, si hablamos de rendimiento nos referimos a la capacidad que tiene nuestro organismo para adaptarse a condiciones que implican una mayor actividad muscular. Por tanto, cuanto mayor sea nuestro rendimiento, mayor será nuestra capacidad de hacer ejercicio durante periodos prolongados y con menos fatiga.

Uno de los ejemplos más comunes para ilustrar la resistencia es subir las escaleras, si subimos cinco pisos cada día durante al menos un mes, al final notaremos que nos cuesta menos subir esos cinco pisos y que no nos cansamos tanto.

VENTAJAS EN NUESTRO RENDIMIENTO

Conociendo la definición y teniendo en cuenta lo que hemos comentado anteriormente sobre los ejercicios aeróbicos y anaeróbicos, podemos ver que es el ejercicio aeróbico el que nos va a permitir incrementar nuestro rendimiento siempre que hablemos de resistencia física, mientras que serán los ejercicios anaeróbicos los que nos permitan aumentar el rendimiento en forma de potencia muscular, ya que nuestros músculos serán capaces de llevar a cabo mayor actividad.

Los ejercicios aeróbicos y anaeróbicos tienen cada uno sus ventajas y nos ayudan a incrementar el rendimiento de dos formas completamente diferentes. Por tanto, tendremos que ser nosotros o preferiblemente un profesional del deporte el que nos ayude a preparar un plan de ejercicios acorde con los objetivos que queremos conseguir y para ello deberemos preguntarnos, ¿Prefiero desarrollar resistencia o ganar potencia en mis entrenamientos?

ESCRITO POR:
Estela Yago Rodrigo

BIBLIOGRAFÍA

Calderón, F.J; Benito, P.J; Peinado, A.B; Díaz, V. (2008). Significado fisiológico de la transición aeróbica-anaeróbica. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, 321-337.

Cofré-Bolados, Cristian; Sánchez-Aguilera, Pablo; Zafra-Santos, Edson; Espinoza-Salinas, Alexis. (2016). Entrenamiento aeróbico de alta intensidad: Historia y fisiología clínica del ejercicio. Salud UIS, 275-284.

Houston, M.E; Thomson, J.A. (1977). The response of endurance-adapted adults to intense anaerobic training. European Journal of Applied Physiology and Occupational Physiology, 207-2013.

Hunter, Gary R.; McCarthy, John P. (2016). Pressor Response Associated With High-Intensity Anaerobic Training. The Physician and Sportsmedicine, 150-162.

Svedahl, Krista; MacIntosh, Brian R. (2003). Anaerobic Threshold: The Concept and Methods of Measurement. Canadian Journal of Applied Physiology, 299-323.

Viru, Atko; Viru, Mehis. (2003). Análisis y control del rendimiento deportivo. Barcelona: Paidotribo.