fbpx

autor

CATEGORÍAS

ÚLTIMAS ENTRADAS

IMPORTANCIA DEL FORTALECIMIENTO DEL CORE

El CORE es una parte clave de nuestro cuerpo siendo su núcleo, es decir, el conjunto de músculos que envuelven nuestro centro de masas, proporcionándonos estabilidad, control sobre nuestra postura y evitando dolores de espalda y posibles lesiones.

Además de todo ello, el CORE también nos otorga estabilidad lumbo-pélvica y favorece la transmisión de fuerzas desde los miembros inferiores a los miembros superiores de manera más eficiente. Por todo ello, tener un CORE fuerte y bien trabajado es muy importante, tanto para la realización de las diferentes tareas del día a día como para la ejecución de gestos deportivos.

¿De qué hablamos cuando hacemos referencia al CORE?

Cuando hacemos referencia al CORE hablamos de los músculos de la zona media de nuestro cuerpo, esto es, la zona que comprende toda la región abdominal, la zona lumbar, los glúteos y la pelvis. Todos estos músculos forman un engranaje perfecto para proteger una de las zonas más delicadas e importantes de nuestro cuerpo: la columna vertebral. También son los responsables de que el resto de los músculos de nuestro cuerpo puedan ejercer su labor. Por ejemplo, si queremos coger un objeto que está en el suelo, va a ser necesario que actúe el CORE, y que esté entrenado, si no, al no dispersarse bien las fuerzas gracias a él, el resto de los músculos deberán realizar un sobreesfuerzo para lograr compensar la falta de acción de la musculatura del CORE.

Algunas de sus funciones más específicas son:

-Estabilización del tronco y mejora de la postura corporal

El CORE es el principal responsable de mantener erguido nuestro cuerpo y depende en gran medida del buen estado de su musculatura, pues las descompensaciones o la falta de entrenamiento de esta podrían dar lugar a la adopción de forma involuntaria de una mala postura corporal, y por consiguiente dolores y otro tipo de problemas físicos.

-Mantener el equilibrio

El CORE también está directamente relacionado con la estabilización del tronco y tenerlo trabajado permite la mejora del mantenimiento del equilibrio en cualquier acción de nuestro día a día.

-Transmisión de fuerzas y de movimientos

Como ya se ha comentado anteriormente, el CORE es el nexo por el que se transmiten fuerzas y movimientos corporales por todas las articulaciones y músculos. Si lo entrenamos, los movimientos serán fluidos, su potencia será adecuada y no hará falta un mayor número de músculos para el esfuerzo requerido.

-Mejora de la propiocepción

La propiocepción es la capacidad de nuestro cerebro para saber la posición y el estado de nuestros músculos, es decir, tener conciencia de nuestra posición corporal en el espacio.

La actividad propioceptiva se verá potenciada si hay un buen entrenamiento de CORE sobre todo cuando nos encontremos sobre superficies inestables.

-Servir de protección para la región abdominal

En nuestra región abdominal se encuentran una gran cantidad de órganos vitales que tendrán una mayor protección si estos músculos de los que hablamos están y son lo suficientemente fuertes.

 

Aparte de todas estas funciones que se acaban de comentar, tener un buen fortalecimiento de CORE provoca una mejora en nuestro rendimiento deportivo. Esto hará que nuestros movimientos sean más poderosos y efectivos y así conseguiremos tener una menor fatiga, un menor gasto energético al no hacer trabajar a los músculos que no son necesarios.

En mujeres, favorece una mejor recuperación postparto. Fortalecer estos músculos puede ayudar a las mujeres que hayan tenido un reciente parto a recuperar algunas funciones que pueden haberse visto afectadas durante este periodo. Además, aquí también entran en juego, los músculos referentes al suelo pélvico y lo importante que es trabajarlo para este sector de la población.

Por último, y no menos importante tener un CORE fuerte permite reducir el riesgo de sufrir lesiones, pues esta zona es donde se inician la mayoría de los movimientos corporales, y mantenerlo fuerte será indispensable para minimizar riesgo de lesiones y proporcionar mayor fuerza a nuestras extremidades.

En definitiva y con todo lo visto anteriormente, el trabajo de CORE se debería realizar con frecuencia, con ejercicios que impliquen estabilización de raquis, a partir de una inestabilidad externa generada por una carga y no con ejercicios que involucren movilidad en la columna vertebral como podrían ser los típicos encogimientos, pues podrían generar problemas. Por ello, es imprescindible realizar ejercicios funcionales, planchas… para conseguir un CORE fuerte y preparado para cualquier actividad.

En Valenfit, te esperamos para ayudarte a fortalecerlo.

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Abrir WhatsApp
¡Hola! Estamos por aquí :)
¡Hola! Soy Bea, de Valenfit 👋

¿Te puedo ayudar en algo?