fbpx

¿EMPIEZAS A ENTRENAR TRAS LAS NAVIDADES? RECUERDA “MÁS NO ES MEJOR”

Finaliza la época del año más temida para todos: la vuelta a la rutina tras las vacaciones de navidad. Durante el mes de Diciembre muchas personas cometen el error de abandonar su actividad física y plan de alimentación saludable: “Total es Navidad, una vez al año no hace daño”. Pero esta frase no es del todo cierta. Veamos qué conlleva el dejar de entrenar.

En navidades se incrementa la ingesta de alimentos calóricos y altos en azúcares por lo que se debería de compensar con actividad física para cuidar nuestra línea. Sin embargo, el sedentarismo se adueña de nuestros días y la planificación alimenticia se hace imposible por las comidas fuera de casa, los días festivos entre semana ligado esto los días libres del fin de semana.

Por tanto, con la llegada de Enero muchas personas se proponen hacer deporte y comer de forma más saludable. El problema está en que suelen hacerlo por cuenta propia, sin acudir a profesionales “con dietas milagrosas” que te harán bajar de peso de forma drástica y sin apenas actividad física.

En otros casos…

Las personas piensan que entrenar “MÁS ES MEJOR”. Es decir, pasan de un extremo a otro, de estar todo el día en el sofá a entrenar todos los días. Ambas cosas son totalmente erróneas y pueden dar lugar al “efecto rebote” de una manera bestial.

Además, también es muy habitual observar en ocasiones ese sentimiento de no haber sudado lo suficiente cayendo en el error de pensar que se debería entrenar más. Esto se relaciona con frases del tipo “Bueno, ha estado bien, he sudado…”

Pero, sentimos deciros esto: ese pensamiento NO es del todo correcto, ya que en ciertas ocasiones sí que hay relación entre mayor número de series de entrenamiento y mayor progreso, pero en la gran mayoría de las ocasiones tendemos a sobrepasar la cantidad de entrenamiento que nuestro cuerpo es capaz de asimilar.

LA CALIDAD DE NUESTRO ENTRENAMIENTO

En relación con nuestra sesión hemos de decir que la calidad de nuestro entrenamiento no se mide por la cantidad de fatiga que me ha llegado a producir sino por la calidad de dicha sesión. Nuestro cuerpo tiene un umbral llamado “volumen mínimo efectivo” a partir del cual el entrenamiento ya nos va a producir mejoras produciendo una fatiga mínima. Por otro lado, también tenemos otro umbral llamado “máximo volumen recuperable” el cual es la cantidad máxima de entrenamiento que nuestro cuerpo puede tolerar, ya sea por sesión o por acumulado semanal o mensual.

¿CUÁL PUEDE SER EL PROBLEMA AL ENTRENAR?

El problema viene dado cuando nuestro entrenamiento no se ubica entre ambos umbrales, cuando nos encontramos por debajo de la zona de “mínimo estimulo efectivo” resultará que nuestro entrenamiento no está siendo lo suficientemente fuerte. Por contrario, si nuestro entrenamiento supera ese “máximo volumen recuperable” nos va a generar una fatiga excesiva que nos va a provocar que no seamos capaces de recuperarnos adecuadamente entre entrenamientos.

En VALENFIT contamos con profesionales en el ámbito deportivo y nutricional para que consigas tus nuevos propósitos para el año 2021. Planes nutricionales y entrenamientos personales con seguimiento periódico personalizados y adaptados a ti. No te lo pienses más: “El momento es ahora”.

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Abrir WhatsApp
¡Hola! Estamos por aquí :)
¡Hola! Soy Bea, de Valenfit 👋

¿Te puedo ayudar en algo?